Estado actual... Re-escribiendo.

1:42

Una de las tareas más difíciles a las que me he tenido que enfrentar es al cruel reto de la revisión de un texto. Escribes un capítulo intentándolo dejar pulido desde el primer instante. Tardas en crear ese primer pedazo de la historia que quieres contar unos cinco días, seis, a veces incluso una semana – o más- , y cuando te sientas tranquilamente a leerlo por completo te das cuenta de que está muy mal enfocado, que le falta en algunas partes un poco de sustancia, que olvidaste introducir detalles que quizá en el futuro serán de gran utilidad. En definitiva: te das cuenta de que tu peor enemigo ha vuelto. Ha llegado el momento de re-escribir.





Primera frase. Debería borrar esa coma.
Primer parágrafo. Añado algunas palabras y algo de exageración literaria.
Primera página. Oh, no… Ahora ya son dos.
Soy una persona vaga pero perfeccionista. Cuando decido crear algo es porque quiero hacerlo de la mejor manera posible y para ello me gusta acercarme a un producto ideal que sea bonito, apetecible y con fuerza. Si me quiero dedicar a escribir y tener lectores que menos que hacerlo casi perfecto, ¿no creéis? Y como en ocasiones dudo de mi propia habilidad para ello no me queda más remedio que volver a revisarlo todo. Desde el principio.


Y sin remediarlo aquí estoy. Re-escribiendo el prólogo de “Las Larvas de la Miel”.

QUIZÁ TE PUEDA INTERESAR TAMBIÉN...

1 comentarios

  1. La corrección es, hablando mal y pronto, una puta mierda. Al menos para mí. Es un coñazo y no lo soporto, peeeeero es necesaria y una parte más del trabajo del escritor. Yo tengo poquísima paciencia y se me da faltar dar con erratas, pero es cierto que no dejaría esa función a ninguna otra persona porque el escritor es quien mejor conoce su obra y es quien debe decidir qué cortar y qué añadir.
    Yo tengo una novela pendiente de corregir y pronto terminaré la que estoy escribiendo, así que se sumará al carro. Es un tostón, pero tampoco hay que obsesionarse, porque si miras demasiado algo solo verás defectos. A veces hay que dejarse llevar un poco ^^

    ResponderEliminar