Hablando de True Detective II – o más bien de como las comparaciones son odiosas…

16:28



Ha pasado ya una semana tras la season finale de la segunda temporada de True Detective y con ella parece haber desaparecido toda esa energía negativa que saturaba las redes con la publicación de cada uno de sus capítulos. Yo, tras la tormenta, he decidido ponerme al día con el tema. Tenía algunos capítulos pendientes y como normalmente hago me gusta ver los últimos del tirón, sin dejar lagunas mentales de por medio. (Tengo muy mala memoria, sí, y suelo olvidarme de algunos aspectos importantes al esperar una semana entre capítulo y capítulo, ¿solo me pasa a mi?…).

Esta ha sido sin lugar a dudas la temporada con peor acogida de las series habidas y por haber. Ni Prison Break. Ni Heros. Ni tan si quiera PLL han logrado que las redes ardieran de tal forma. Parece que la opinión ha sido en gran parte unánime, pero entre las legiones de detractores hay gente, como yo, que ha sabido apreciar una temporada realista, madura, y altamente confusa.

Esta segunda temporada de la serie ha tenido principalmente dos factores que la han hundido en la miseria. El primero de ellos viene ligado a una palabra que seguramente conocéis de sobras: el hype. Y el segundo, el cual ha actuado como un arma de doble filo, ha sido la eterna comparación entre la primera temporada y la segunda.  

Dejo aquí el post en el que hablo de las aventuras de Rust y Marty, y sigo defendiendo a capa y espada que TD1 fue bastante pretenciosa y que no llegó a cumplir mis expectativas. Fue una historia con un guion decrescendo, que te guiaba por los caminos confusos de la simbología satánica hasta un final que se quedó en la nada.

Esta segunda temporada en mi opinión ha sido totalmente lo contrario. Los que la hemos visto sabemos lo difícil que se nos hacía seguir el hilo conductor, aguantar despiertos en esos primeros capítulos que parecían lapidarios. Es difícil mantener el interés por una serie que parece floja desde el principio, pero llega un momento en que la dirección de los acontecimientos en la segunda entrega se acelera, y las piezas (que a mí me costaron encajar en un primer momento) acaban uniéndose poco a poco desvelándote el apoteósico final.

No puedo negar que ha sido una historia densa, con unos treinta personajes recurrentes (incluidos los protagonistas) que entorpecen la comprensión de los sucesos. Los diálogos eran confusos por esa gran cantidad de referencias a personajes que no se pueden asimilar en apenas ocho capítulos, y quizá la historia hubiese sido mucho más comprensible si se hubiesen suprimido ciertos miembros del casting. Ahora bien, comprendo que esa saturación era necesaria, la historia no es sencilla como tampoco los personajes que la viven, y es por ello que tras ver el final con cierta confusión latente anclada en el cerebro me quedó la extraña sensación en el cuerpo de querer volver a ver la temporada de nuevo, solo para apreciarla al completo, dejando atrás todas esas dudas que me acompañaron viéndola la primera vez.

No os extrañéis que lo haga dentro de unos meses, puesto que en general no me ha parecido tan mala como los demás dicen. Estoy convencido de que gran parte de la crítica que se ha cebado con ella lo ha hecho mediante una burda comparación con la primera temporada, más concretamente con el trabajo de Fukunaga (director de los ocho capítulos de TD1), el cual la salvó por los pelos con aquella ambientación mágica que encantó a todos. Esta comparación empezó desde el minuto uno, y no miento cuando digo que hay gente que incluso criticó los créditos iniciales diciendo que la canción elegida (Nevermind deLeonard Cohen) no era una buena elección. ¿Creéis que puede gustar una temporada de la que critican hasta los créditos iniciales? Es alucinante hasta donde llegó el tema…



También es cierto que los personajes de TD2 no tienen comparación con los grandes Rust y Marty, pero tampoco son personajes planos como se ha dejado entrever en las diversas opiniones que he ido leyendo en twitter. Todos ellos tienen sus demonios personales, y cada uno trabaja arrastrándolos e intentando sobrevivir al pesar de sus angustiosas vidas.  Son complejos, y se dejan arrastrar por sus miedos y sus pecados.


Ahora bien, hay puntos muy positivos a destacar en esta temporada. Para empezar la BSO y la presentación en sociedad de la brillante Lera Lynn, quien se convierte en un personaje más de la serie cantando en su taburete, sobre un escenario de un bar cualquiera de Vinci (ciudad en la que se desarrollan gran parte de los sucesos de TD2). Tenéis que escuchar algunas de sus canciones, pero yo os dejo a continuación mis dos favoritas.



Los actores trabajan a la perfección (ya que estamos tendré que decir que no igualan a Mathew, pero ¿y? Eso ya lo sabemos, ¿no?) y sus interpretaciones son correctas. En especial tengo que destacar al personaje femenino interpretado por Rachel McAdams, que es un todoterreno. Es ella quien protagoniza las escenas más cañeras de la temporada, y su carácter parece perfectamente construido. En especial sentí escalofríos con una escena intermitente que aparece en la fiesta en la que se infiltra, en la que, bajo los efectos de las drogas, recuerda algo del pasado que aún continua vivo en su interior.  Ahora bien, hubiese cambiado su desenlace, aunque tampoco me parece mal del todo.



Y otro de los puntos fuertes es que la temporada construye su trama lentamente, a un ritmo constante. Al principio es un torbellino de ideas que apenas tienen cohesión, pero finalmente todo encaja. Es por ello que defiendo un segundo visionado de la temporada. ¿Os apuntáis?





Si ya has visto la temporada y quieres comentar algo... 

 Estaré encantado de leer tus impresiones!

Y si no la has visto,

¿piensas darle una oportunidad?


Nos vemos muy pronto! :P


QUIZÁ TE PUEDA INTERESAR TAMBIÉN...

2 comentarios

  1. Aún no la he visto, quería que se terminase todo el hype que corría en torno a ella para darle una oportunidad.

    ResponderEliminar
  2. No he visto esta temporada aún, y sí que es cierto que he visto mucho hater con esta season 2. Yo he querido mantenerme un poco al margen hasta que al fin se acabara y la gente dejara de despotricar.
    Como bien dices, creo que el hype le ha hecho mucho daño, porque el hype siempre hace daño, pero como no la he visto no puedo dar una opinión más fundamentada. Yo no estoy de acuerdo contigo en lo que dices de la primera temporada, ya sabes que la adoré, pero en gran medida fue por Rust, por eso no es una de las series de mi vida, aunque para mí esa temporada tiene un 10, no encajó conmigo de esa manera tan especial (Rust sí, Rust siempre). Aun así, aunque me pareció maravillosa e increíble, no seré de esas fans que sepulten su 2ª temporada por no parecerse a la primera. Quiero verla y juzgar por mí misma, porque estoy segura de que, aunque no me parezca de 10, menos de un 7 no tendrá para mí. Eso sí, me tengo que unir a los que critican la canción de los créditos, porque me parece fea a más no poder, pero bueno, para gustos, colores, ya se sabe =)

    Me ha gustado mucho la entrada. Alivia ver que no todos opinan igual =)

    ResponderEliminar